UCDM - Perdón - Los perdonados lo tienen todo

La oración es una forma de pedir algo. Es el vehículo de los milagros. Mas la única oración que tiene sentido es la del perdón porque los que han sido perdonados lo tienen todo. Una vez que se ha aceptado el perdón, la oración, en su sentido usual, deja de tener sentido.  (T.3.V.6.1:4)

Los que han sido perdonados lo tienen todo. Cuando pido perdón al que me puede perdonar; que es el el Espírito Santo, es cuando realmente soy perdonado.

¿Quien me puede perdonar?: El Espíritu Santo es el que conoce la parte oculta de mi mente, allí donde escondo lo que hay que perdonar.

Es en oración donde pido ser perdonado. "Espíritu Santo ayúdame a encontrar aquello que no quiero ver, aquello que he escondido en mi mente, porque me duele".

Es una oración que siento que la tengo que hacer muchas veces, "Entrego mis juicios a la expiación". En el fondo de mi mente hay muchos juicios, enfados, culpas. "Padre, ayúdame a encontrarlos para poder deshacerlos".

Aquello que he entregado al perdón, a la expiación, deja de doler y al sentirme perdonado; perdono.

La oración del perdón no es más que una petición para que puedas reconocer lo que ya posees. Cuando elegiste la percepción en vez del conocimiento, te colocaste en una posición en la que sólo percibiendo milagrosamente podías parecerte a tu Padre. Has perdido el conocimiento de que tú mismo eres un milagro de Dios. La creación es tu Fuente y es también la única función que verdaderamente tienes. (T.3.V.6.5:8)

Reflexiones:

Me es difícil de entender, si perdono, me parezco al Padre, si no perdono, ¿a quien me parezco? a mí, a mi yo, ¿y mi yo en que líos me ha metido?, especialmente, en los de no paz.

Si perdono, vuelvo al conocimiento de que soy un milagro de Dios, de que vuelvo a la Fuente.

"Padre, quiero volver a la Fuente."

José Lacoma

 

 

Comentarios