UCDM - Milagros - El milagro acorta el tiempo de aprendizaje


El milagro sustituye a un aprendizaje que podría haber durado miles de años. Lo hace en virtud del reconocimiento implícito de la perfecta igualdad que existe entre el que da y el que recibe en la que se basa el milagro. (T-1.II.7:8)

El curso dice que si me convierto en un obrador de milagros se sustituye el periodo de aprendizaje en miles de años.

Yo quiero acortar mi periodo de aprendizaje, y, cuando lo intento se disparan las creencias e información que tengo en mi mente acerca de los milagros.

"¿Seré capaz?", "¿podré hacerlo?"

El primer principio de los milagros dice:

1. No hay grados de dificultad en los milagros. No hay ninguno que sea más "difícil" o más "grande" que otro. Todos son iguales. Todas las expresiones de amor son máximas. (T-1.I.1)

Al releer el primer principio siento tranquilidad; no hay dificultad, son expresiones de amor, son solo mis limitaciones lo que me impide creer que puedo obrar milagros.

Es algo que me pregunto,  ¿cómo hacen los milagros otros maestros?,  y me pongo a leer y escuchar lo que dicen los maestros de Dios.

En los videos de Jose Luis Molina, veo que al finalizar, dice: "En nombre de Jesús te ofrezco un milagro". 

Igualmente escucho que él hace milagros porque, Rosa Maria Wynn, su maestra, decía que ofreciéramos constantemente milagros.

Por estos motivos se que estoy en el buen camino y, lo que me da mas tranquilidad es este texto de Jesús:

8. El hecho de que el milagro pueda tener efectos en tus hermanos de los que ni siquiera eres consciente no debe preocuparte. El milagro siempre te bendecirá. Los milagros que no se te ha pedido que hagas no dejan de tener valor. Siguen siendo expresiones de tu estado de gracia, pero dado mi absoluto conocimiento del plan en su totalidad, yo debo controlar su ejecución. La naturaleza impersonal de la mentalidad milagrosa asegura tu gracia, pero sólo yo estoy en posición de saber dónde pueden concederse. (T-1.III.8)

Dice Jesús que no debemos preocuparnos, que Él controla su ejecución y donde pueden concederse. 

Ante esta tranquilidad que da Jesús, me decido a "ofrecer milagros en nombre de Jesús".

Al ofrecerlos me doy cuenta de que mi mente esta más en paz, más calmada.  Está mucho menos tiempo en el conflicto.

Donde antes había criticas y juicios hacia otros, se ha transformado en un ofrecer un milagro.

José Lacoma


Comentarios